Alexandra Brodsky, es la principal autora de un informe publicado en el “Columbia Journal of Gender and Law”donde analizan una tendencia o práctica sexual que tiene más detractores que seguidores. Se trata del “Stealthing” (se traduce como sigilosamente) que es una peligrosa “acción” que lleva al hombre a quitarse – secretamente – su condón en mitad del sexo. Se realiza sin el consentimiento de su pareja y en forma secreta, por lo que ha sido catalogado como  una “agresión sexual”.

imagen-sin-titulo

_96016819_gettyimages-511708365

Hay webs que realizan foros donde los hombres intercambian experiencias, como por ejemplo, de que un hombre comenta que su novia quiere mantener relaciones con preservativo y pide consejo sobre cómo convencerla; a lo que le contestaron: “Amenázala y dile que ella se tome la píldora”. Otros van más allá y recomiendan sobre cómo hacer que los condones sean más frágiles y fáciles de romper; recomendando que los pongan en el congelador o que les hagan agujeros con una aguja.

El interés de Brodsky sobre este asunto comenzó con la inquietud de una estudiante de doctorado que atiende una línea de atención a víctimas de violación. La chica en cuestión comenzó a recibir muchas llamadas de mujeres que habían sido víctimas de stealthing y se refiere de esta forma: “Normalmente, las historias de estas chicas que llaman comienzan igual. No estoy segura de si es o no violación, pero ellas se sentían así”

La mayoría de las mujeres afectadas, no saben si se trata de una agresión sexual o no; y por esta sencilla razón, no acuden a la justicia para denunciar el caso. Muchas lo cuentan aterradas, pues se exponen a enfermedades de transmisión sexual o a un embarazo no deseado y agregan que sufren un daño físico, emocional y hasta económico.

Al dar a conocer estos hechos, Brodsky quiere que de alguna manera estas acciones sean condenadas, pues el único antecedente que existe al respecto corresponde a un tribunal suizo que condeno a un hombre por “violación”, pues se quitó el condón sin decírselo a su compañera.

“Hay muchos jueces que no saben que esto ocurre de verdad. Me gustaría que hubiese una ley dedicada a condenar estos actos, ya que aunque no sea violación, las víctimas se sienten así”, concluye la autora del polémico informe

Archivado en: Hombre, mujeres, Sexualidad



Autor del articulo original es sexlecciones

Suscribete al Boletín

Suscribete al Boletín

Te estaremos enviando toda la información que vayamos publicando en nuestro Blog y Ofertas que te puedan interesar.


You have Successfully Subscribed!