Sexo sin compromiso, ni intimidad: son las 2 claves de la desinhibición máxima. Alcanzar ese estadio en del sexo, en el que se mantienen relaciones sexuales y físicas simultaneas con un grupo de personas, conocidos o desconocidos, es un punto de inflexión en la vida sexual, a partir del cual será posible deslastrar la carga de prejuicios y liberarse para elegir y decidir sin trabas, la relación que más te atrae y te apetece.

Édouard-Henri_Avril_(25)

El sexo grupal: tríos, swingers u orgias; todavía es observado socialmente, detrás del velo de las practicas inconfesables y para algunos aberrantes, por lo que decidirse a experimentarlo implica liberarse, romper con esos fuertes escrúpulos que nos cierran las puertas a placeres diferentes y experiencias distintas.

La mala memoria siempre nos juega malas pasadas como especie. Desde tiempos inmemoriales, el sexo en grupo fue adoptado por distintas tribus y clanes primitivos como fórmula efectiva para la supervivencia del grupo, en momentos donde la fertilidad era un requerimiento ineludible. Luego, los mismos dioses dieron el ejemplo. Según la leyenda, Baco, el dios griego del vino, organizaba fiestas multitudinarias donde no había límites para el vino, la comida y el sexo. De estas prácticas, aseguran que derivaron las orgias, de las cuales las romanas son las más recordadas.

En la Edad Media las cortes organizaban las suyas, incluyendo al clero, uno de los factores de poder de la época. La práctica del sexo grupal se fue ocultando y haciendo inconfesable y tabú en los siglos posteriores, en parte por influencia cultural y mayormente por la hipocresía de los que ostentaban el poder: nobleza, militares y sacerdotes. El sexo en grupo que ellos practicaban con frecuencia en fiestas privadas, era muy liberador y placentero, algo que no se le podía permitir a la mayoría del pueblo llano, ya que esas prácticas no coincidían con los dos sentimientos que debían infundir para la dominación: temor y represión.

Actualmente, el sexo en grupo ha despertado y parece levantar el vuelo. Ahora son muchas las personas que opinan que sus sensaciones más primitivas, como el deseo sexual y la excitación, aumentan en un ambiente en el que sienten, ven, tocan y huelen a otros seres humanos teniendo sexo. El sexo múltiple destruye mitos, rompe tabúes y echa por tierra sentimientos tan perjudiciales para la felicidad como son los celos y la infidelidad.



Autor del articulo original es sexlecciones

Suscribete al Boletín

Suscribete al Boletín

Te estaremos enviando toda la información que vayamos publicando en nuestro Blog y Ofertas que te puedan interesar.


You have Successfully Subscribed!