Nadie duda de que la sexualidad sea un ingrediente muy importante en la relación de pareja. Pero también es cierto que, como la propia relación, evoluciona y puede sufrir altibajos. Lograr que la pasión no se apague no significa pretender que nuestra vida sexual tenga siempre la misma intensidad. Por otro lado, mantener la pasión no debe ser una obligación, sino algo que haces porque realmente te apetece.

large_6035105374-700x360

Hay que mantener el deseo en la relación para que se mantenga viva la relación erótica, para que los miembros de la pareja sean amantes, además de compañeros, amigos o de tener un proyecto de vida en común. El error esta en creerse libre de la necesidad de mostrarse seductor con la persona que amamos desde el momento en que formamos pareja con ella. Eso es descuidar totalmente la relación erótica. Y no solo en el sentido de provocar sexualmente al otro. También las muestras de afecto son importantes.

Muchos hombres en torno a los 40 años aseguran que echan más de menos los gestos de cariño por parte de su mujer que el mismo sexo. También debemos perder el miedo a la rutina, porque es necesaria. Porque solamente cuando se establece una rutina, tenemos la oportunidad de romperla y de sorprender al otro. Y basta con pequeños detalles. Por ejemplo, a una mujer a quien no le gusta pintarse los labios, y en cuanto lo hace, su pareja interpreta la señal como un gesto de seducción.

Hay que cuidar mucho la pasión en la relación. Hay quienes creen que el deseo es algo que surge aunque andes por ahí de una manera descuidada y sin hacerle ni un solo “cariñito” a la pareja. Y no es así. Aunque algunos le tienen “manía” al sexo programado, a veces echamos de menos, cuando había chispa, antes de iniciar la convivencia, se planificaban, nada era tan espontaneo como creíamos: te arreglabas cuando te ibas a encontrar con el otro, la expectativa de lo que iba a ocurrir ya era excitante, cuando reservabas una habitación de hotel o preparabas una escapada de fin de semana, dedicabas mucho tiempo a los besos aunque no hubiera sexo.

Si queremos que el sexo sea espontaneo, tenemos que planificar la sorpresa. Aunque si siempre lo hace la misma persona, no funcionara. Tiene que existir interés por ambas partes, pues ambas partes son responsables de lo que sucede en la faceta erotica de la relación.



Autor del articulo original es sexlecciones

Suscribete al Boletín

Suscribete al Boletín

Te estaremos enviando toda la información que vayamos publicando en nuestro Blog y Ofertas que te puedan interesar.


You have Successfully Subscribed!