Los chakras están relacionados con el placer


Hoy queremos hablar de cómo mejorar nuestras experiencias sexuales, y no, no es utilizando un nuevo vibrador que haya salido en el mercado, sino que lo podemos conseguir conociendo mejor nuestro cuerpo. Para ello vamos a necesitar primero hacer un pequeño recorrido entre Oriente y Occidente, que empieza por los chakras.

El mundo se divide entre las personas que oyen el término chackras y arrugan la nariz, cómo si algo oliera mal, con cara de vaya tonterías esotéricas, y no quieren oír nada más. Y las personas que oyen chakras y abrazan esta doctrina hinduista, se sienten entendidos y su cara
se llena de una gran sonrisa (que conste que esta publicación no se hace responsable de lo que piensen las diferentes corrientes de opinión).

Estos ejemplos nos van geniales para hablar del tema de hoy, de cómo las respuestas fisiológicas y emocionales van de la mano. Ante un estímulo nuestro cuerpo tiene una reacción (temporal o duradera) y, siguiendo el ejemplo, es posible que arruguemos la nariz incluso antes de que llegue el pensamiento a nuestro cerebro (cosas de la amígdala, que ahora no entraremos).

Reacción de placer ante un estímulo | Fuente: Pixabay

¿Y qué tiene todo esto que ver con el sexo? Todo está relacionado, como veremos ahora, y para ponerlo más interesante, vamos a introducir también los chakras.

Históricamente en Occidente hemos tendido a dividir cuerpo y mente, incluyendo la comprensión de la sexualidad, de modo que parece que la excitación tenga que estar separada del resto de lo que sentimos durante el día, y que simplemente ésta se deba encender de
manera visual delante de un cuerpo bonito o una lencería sexy. Pero el sexo es mucho más global.

Si nos fijamos en otros puntos del globo, descubrimos que hace siglos que algunas doctrinas hinduistas empezaron a estudiar de forma empírica las respuestas entre cuerpo, mente y emociones, también en la sexualidad. Observaron las respuestas del ser humano delante de diferentes estímulos, lo describieron, analizaron y le dieron una explicación que estuviera acorde con su cultura y su terminología propia. No parece tan diferente de cómo hoy en día se estudia la sexología en Occidente, excepto que no tenían laboratorio, el argot y la cultura suenan exóticos y sobre todo, nos llevan una ventaja de observación que se calcula en siglos.

También es cierto que algunas de esas explicaciones pueden sonar esotéricas a los oídos de los Occidentales más recalcitrantes, sobre todo debido al salto cultural, ya hemos comentado que existen múltiples reacciones antes estas doctrinas. ¿Pero qué pasaría si desnudáramos todo el envoltorio y nos quedáramos sólo con el núcleo? En esencia la explicación es que los chakras son siete nudos energéticos alienados entre el sacro y la cabeza, por los que fluye la energía y que incluye la energía sexual.

¿Qué os ha parecido este estriptis de los chakras? Ah, algunas personas nos dicen que esta definición les suena extravagante. De acuerdo, entonces nos preguntamos si se pueden encontrar puntos en común entre estas culturas tan diferentes, y con este fin, os vamos a
proponer un experimento, a ver qué pasa.

Vamos a intentar cuadrar la situación de alguno de los siete chakras con sensaciones habituales y cotidianas, que si lo pensamos bien, nos daremos cuenta que las sentimos localizadas en puntos concretos del cuerpo.

Sabemos que estamos realizando un sacrilegio y que vamos directos al suicidio, porque las diferentes posturas nos vais a mirar mal, vale, lo aceptamos, pero… ¿Y porque no jugáis con nosotras? Como puro divertimento, quien sabe lo que puede pasar…

Nuestra propuesta: pensemos en emociones que hemos experimentado a largo de nuestra vida (excitación, pena, nerviosismo, amor, angustia…) y qué sensación nos ha provocado en alguna zona localizada del cuerpo (alrededor del sexo, de la entrada del estómago, del corazón…). Vamos a empezar nosotras con algunos ejemplos que se nos han ocurrido, os invitamos a hacer el mismo ejercicio y que nos envíes vuestras respuestas:

EJEMPLOS DE LOCALIZACIÓN DE EMOCIONES

EXCITACIÓN SEXUAL INICIAL

Sandra Leiblum y Sharon Nathan

Excitación Sexual

Cuando sentimos excitación sexual ¿Dónde la solemos sentir? ¿Tal vez, alrededor de los genitales? Una especie de fugo, hormigueo… ¿Como lo describirías? Todos sabéis de qué hablamos, lo sabemos reconocer. Toda esta concentración de excitación, esa bola de fuego, es nuestra energía sexual y el sitio donde la sentimos se corresponde con el SEGUNDO CHAKRA. Es fácil asimilar las dos ideas, visto así, es más comprensible el concepto de nudo de energía. 

NERVIOS SEXUALES

Algunas situaciones nos pueden poner especialmente nerviosos, como un examen o una cita sexual en la que no nos sentimos especialmente seguros/as. Mucha gente suele comentar que los nervios le provocan una bola en el estómago, incluso sienten que se cierra y no pueden comer nada, o todo lo contrario. Estas sensaciones las hemos interiorizado como algo absolutamente normal, muy real y palpable.

Esa bola en el estomago, tan física, tan localizada, se correspondería con el TERCER CHAKRA.

PASIÓN

Cuando algo nos emociona profundamente, nos enamoramos o sufrimos una pérdida, nos llevamos la mano al pecho, al corazón, porque nos embarga una sensación, agradable o DE DOLOR REAL, concentrada en esa zona. Seguramente todos hemos oído que no se siente con el corazón, sino con el cerebro, una afirmación muy de Occidente, que nos induce a desconectar la mente del cuerpo, pero nuestro cuerpo nos recuerda continuamente que ambos van unidos. Nos gustaría explicarlo con otras palabras también muy occidentales, el cerebro desencadena la emoción y la sensación en nuestro pecho es la respuesta fisiológica asociada. No puede ir una sin la otra.

Llevado al sexo, durante un acto sexual altamente apasionado, también se siente esa sensación en el pecho, tan agradable, tan localizada y que corresponde con el CUARTO CHAKRA.

SUBLIMACIÓN DEL SEXO

Hay muchas maneras de practicar o de sentir el sexo, y a veces, tenemos experiencias sexuales que nos llenan, que nos transportan, que nos hacen ver los colores más brillantes. Nos referimos al sexo del bueno.

En estas ocasiones puede que en ciertos momentos uno se sienta mareado, un mareo agradable, desconcertante, peligroso, que nos lleva a perder el control. Seguro que cada uno puede poner sus propias palabras, pero sabéis a que nos referimos ¿Cierto?.

Otra vez es muy palpable, muy real, nada críptica y está concentrado en una zona concreta del cuerpo… Bien, pues se correspondería con el SEXTO CHAKRA.

Subliminación ante el sexo

En resumen, parece que estos ejemplos de respuestas físicas localizadas, tan reales, tienen su correspondencia con los chakras, aunque solo hemos puesto ejemplos de cuatro zonas/chakras. Creemos que explicados de esta forma, con ejemplos tan empíricos, ya no parecen fenómenos esotéricos para las personas que lo vean así, simplemente la nomenclatura corresponde a otra cultura, pero la reacción emocional y física es real, y sobre todo, ser conscientes de estar reacciones, nos permite conectar cuerpo y mente y entendernos mejor.

A los expertos en doctrinas hinduistas les pedimos comprensión ante esta simplificación de los chakras, como hemos dicho, estamos realizando un experimento.

En la segunda parte de este artículo explicaremos cómo esta información nos puede servir para mejorar nuestro placer sexual, mientras, nos gustaría escuchar vuestras experiencias ¿Qué sensaciones habéis encontradas localizadas en vuestro cuerpo? ¿Y en vuestra experiencias sexuales?



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Basic information on data protection
Responsible SexToyOrgasm +info...
Purpose +info...
Legitimation Consent of the concerned party. +info...
Recipients No data will be transferred to third parties, except legal obligation +info...
Rights Access, rectify and delete data, as well as some other rights. +info...
Additional information You can read additional and detailed information on data protection on our page privacy policy.