Recién apareció en el mercado y solo es posible –hasta el momento – comprarlo online. Se trata de Jiftip (es su nombre comercial), un adhesivo que se coloca en el meato (es el orificio por donde sale el semen o la orina) para impedir la salida del semen durante la relación sexual. Según su página web, donde lo comercializan: “el método que hará que te enamores del sexo otra vez” porque puedes “sentir a tu pareja, sentirte libre y sentirte seguro”. Pero  esto no es lo único, porque con el Jiftip The Diktip el tamaño “de verdad” no importa (dicen sus fabricantes).

El producto, que está confeccionado de poliuretano y es hipo alergénico, puede adquirirse a través de la web: un paquete con tres pegatinas (es desechable, se usa una por relación) vale 8 dólares (unos 6,70 euros). Además, el kid contiene también un paño pequeño que sirve para limpiar la zona del meato para que la pegatina pueda adherirse con más facilidad.

La polémica que ha causado se debe a que los mismos fabricantes aseguran en su página web que no está avalado por ningún estudio científico. Por lo que plantea la duda de si se puede tomar como un preservativo clásico que sea eficaz; o más bien como un juguete sexual. A esto le podemos agregar que por su tamaño muy pequeño y su método de colocarse es “mucho más fácil que se desprenda durante el acto sexual”, comenta el doctor Eduard Ruiz Castañé,

El doctor Ferrán García, especialista de la clínica Instituto Marqués de Barcelona y presidente de la Asociación Española de Andrología (ASESA) aclara de esta forma: “Es importante que todo el mundo entienda que no es un anticonceptivo, pues ni previene el embarazo ni el contagio de enfermedades de transmisión sexual”.

El doctor Ruiz Castañé, director del Servicio de Andrología de la Fundación Puigvert advierte: “es mucho más fácil que se desprenda durante el acto sexual” (…) “Debemos ser más exigentes como usuarios y como profesionales”, comenta.

El urólogo Ignacio Moncada, secretario general de la Asociación Española de Andrología, indica: “que el semen se quede en la uretra y no salga puede producir una sensación de dilatación del conducto, lo cual no es excesivamente molesto. Una vez quitada la pegatina ese fluido saldría sin presión, de una forma más bien babeante” y no con la presión con la que suele salir.

El placer es una sensación que se tiene más en el cerebro que en el pene”, asegura el médico. “Hay mucha gente que no puede eyacular, porque -por ejemplo- no tiene próstata. Sin embargo, sí tienen orgasmos y disfrutan del placer. El orgasmo es una experiencia más de tipo sensorial y que no se localiza exclusivamente en el pene ya que se puede llegar a ello a través del pensamiento sin manipular los genitales”.

“Hay algunos hombres que consideran que el momento de ponerse el condón le resta espontaneidad al acto o que se distraen, pero dado que tampoco cumple las funciones de un preservativo, no serían argumentos válidos para sustituirlo “finaliza el Dr. Ruiz.



Autor del articulo original es sexlecciones

Suscribete al Boletín

Suscribete al Boletín

Te estaremos enviando toda la información que vayamos publicando en nuestro Blog y Ofertas que te puedan interesar.


You have Successfully Subscribed!