Hotel Loob – El lugar para vivir momentos mágicos en Madrid

Aunque me considero minimalista, de vez en cuando me encanta disfrutar de la opulencia y aprovechar de cosas que no forman parte de mi día a día. Esto es precisamente lo que me pasa cuando voy a un hotel de lujo. Aunque no puedo evitar imaginar cómo sería disfrutar de tal ambiente cada día, sé que si lo diese por hecho, ya no sería tan especial.

Hay algo que pone de lo hoteles. Nada más abrir la puerta de tu habitación, hay ganas de deshacer la cama y ‘bendecirla’ con sexo salvaje enseguida con tu pareja o amante. Hacerlo fuera de casa te inspira a soltarte más de lo habitual y personalmente, me encanta crear un desorden que no tendré que recoger yo.  

Y si los hoteles convencionales ya ponen, imagina uno diseñado para follar… Hablo de un hotel por horas, un oasis que existe para ayudarte a realizar tus fantasías más profundas y ocultas.

Hay muchos motivos para ir a un hotel por horas. Para parejas establecidas, es una manera ideal de encender la pasión o simplemente para darse un capricho. Siempre va bien un cambio de aires para no caer en la monotonía. Algo que yo recomendaría para las parejas que llevan un tiempo juntos sería hacer un juego de rol, como si fuese un primer encuentro con un desconocido… Sería como ser infiel, pero sin las repercusiones.

Otros motivos para ir a un hotel por horas podría ser porque vives con tus padres o en un piso compartido y anhelas un poco de intimidad con tu pareja. O quizás no has limpiado tu casa. Confieso que más de una vez ese ha sido mi motivo para ir a un hotel por horas. Recuerdo una vez en particular, cuando fui a uno con un amigo con derecho a roce para echar un polvo ‘terapéutico’ y acabé fascinandome por los espejos grandes que había en la habitación.

Mientras nos liábamos a saco encima de la cama, me quedé observando la imagen nuestros cuerpos desnudos en el espejo en la pared. Ver nuestro reflejo mientras follábamos despertó mi lado narcisista, exhibicionista y voyeur a la vez. Era como si las imágenes en la pared formaban parte de una peli X de la cual yo era la actriz y la directora. Salvo que las escenas de este performance exclusivo solo existirán en mi mente y la de él. Y, of course, era mejor que porno porque al menos había una auténtica conexión y deseo entre los protagonistas

Algo que es muy importante en los hoteles por horas es el tema de la discreción, Así que puedes estar muy tranquilo/a porque no existe el peligro de cruzar con tu vecino o tu jefe, o tu pareja si se trata de una infidelidad. De hecho, en los hoteles por horas, todo está montado para que no cruces con nadie.  

No solo se trata de un factor importante para los que van a un hotel por horas para hacer cosas que no deberían con personas que no deberían, sino que importa porque para la mayoría, el sexo sigue siendo un tabú. Por mucho que se normalice el sexo, en mi opinión, ese toque de prohibición o pecado, a menudo, es lo que lo hace aún más divertido y morboso.

Para los madrileños que quieren realizar sus propias fantasías en un lugar adecuado, existe Hotel Loob. el hotel íntimo por excelencia en Madrid. Dispone de una recepción automática, garantizando la máxima discreción. Gracias a un sistema completamente domotizado que permite la entrada a la habitación sin necesidad de tener contacto directo con ninguna persona. Todas las habitaciones cuentan con garaje privado concebido para que no haya que abandonar el vehículo en ningún momento hasta la misma entrada de la habitación.

En Hotel Loob, podrás encontrar varias suites temáticas para todos los gustos y momentos. Para los que se aburren del misionero de siempre, ¡podrás probar cosas nuevas en un columpio! Oh my God! Para los amantes del agua, hay suites con jacuzzi o incluso, piscinas privadas equipadas con sistema de cromoterapia y baño de burbujas, acompañados de cubierta automática abatible para disfrutar del sol o ver las estrellas, ideal para experiencias románticas.

Para los más atrevidos o salvajes, hay la suite Grey que cuenta con muebles de BDSM para realizar tus fantasías fetichistas. Por ejemplo, hay un potro espectacular y una cruz de San Andrés en cuero rojo y con argollas, espejos, y un columpio del amor.  También podrás encontrar una completa oferta de packs temáticos de alta gama con los más fabulosos y sugerentes juguetes eróticos para potenciar vuestra estancia.

Si tienes sed o hambre entre los orgasmos, desde todas las suites podrás encargar los platos y bebidas que desees en cada momento. Te llegará gracias a un sistema de pasaplatos que garantiza que no verás a nadie y no romperá el ambiente que se ha creado en la suite.

Y cuando ya os habéis saciado, ya podéis ir a casa… para dormir.

Para vivir tus propios momentos de magia en Madrid, o para más información sobre Hotel Loob, visita su web: http://www.loob.es/

 

This post is also available in: Inglés



Autor del articulo original es Venus O’Hara

Suscribete al Boletín

Suscribete al Boletín

Te estaremos enviando toda la información que vayamos publicando en nuestro Blog y Ofertas que te puedan interesar.


You have Successfully Subscribed!