Es la postura emblemática del sexo oral. Es la única en la que la pareja de amantes logra hacer simultáneamente el cunnilingus y la fellatio. Dar y recibir gozo al mismo tiempo adquiere la forma del número 69. Si el círculo de ambos número se identifica con la cabeza de una persona y la “colita” con su sexo, la imagen lleva inmediatamente a entender por qué este número, representativo de lo erótico, responde a la imagen de una pareja practicando sexo oral mutuo y simultaneo.

69

En esta postura los amantes se proporcionan placer reciproco y esto lleva a clasificar el 69 como una postura ideal y perfecto en las lides del amor. Pero es una calificación parcial: para algunas personas es una postura compleja. Les cuesta disfrutar al máximo practicándola, pues están pendientes de no perder el control cuando el clímax se aproxima para no hacerle daño a su amante con los dientes.

Otra razón es que es muy difícil de lograr un orgasmo simultáneo. Y a veces proponérselo como un objetivo puede hacer que la relación termine siendo frustrante en lugar de placentera. Por ejemplo, si uno de los amantes alcanza primero el clímax, en ese preciso momento dejara de lamer a su compañero@ sexual, es decir, interrumpirá la estimulación hasta superar la tensión del orgasmo y la relajación posterior, para retomarla luego. En ese lapso “vacío” su amante habrá perdido excitación y hasta puede bajar la intensidad de su deseo.

Y, por último, algunos impedimentos físicos: parejas de amantes con alturas o pesos muy distintos deberán buscar la mejor manera de realizar esta postura, y no siempre se encuentra. Otro tanto ocurre con el lugar que ocupa cada persona (cuando es arriba o abajo), pues hay algunos que se sienten incomodos al estar – muchas veces – inmovilizados debajo de su compañero@ sexual.

En la postura más común para hacer el 69, una de las personas se coloca de espaldas sobre una superficie, puede ser la cama, el suelo o una mesa y el otro se sitúa encima; pero en posición contraria: su cabeza queda frente a los genitales, mientras que los suyos se ofrecen completamente a su amante. También está la variante de lado, que siempre es más cómoda para que ambos cuerpos se adecuen con respecto al tamaño físico, esto para que cada persona tenga los genitales del otro justo frente a su boca.



Autor del articulo original es sexlecciones

Suscribete al Boletín

Suscribete al Boletín

Te estaremos enviando toda la información que vayamos publicando en nuestro Blog y Ofertas que te puedan interesar.


You have Successfully Subscribed!